La estiba tras el impacto del COVID-19

La irrupción inesperada del covid-19 durante el pasado mes de marzo obligó al sistema portuario español a tomar decisiones de forma ágil y decisiva para hacer frente a la situación sanitaria más crítica vivida en España durante el último siglo. Las empresas tuvimos que adoptar tanto medidas de carácter preventivo como de conciliación laboral y familiar que, sin duda, han trastocado el día a día de la actividad estibadora.
Pero el sector supo adaptarse rápidamente a esta nueva realidad para garantizar tanto la salud de los trabajadores como la prestación del servicio de manipulación de mercancías. Han sido semanas de incertidumbre y volatilidad traducidas en una considerable bajada de los tráficos y en un significativo incremento de los costes de explotación para las terminales portuarias.
Y aunque todavía es pronto para determinar con rigor el impacto real del covid-19 en el sector de la estiba, sí podemos afirmar que la crisis ha puesto de relieve la importancia de las empresas estibadoras y sus trabajadores al asumir el protagonismo de la actividad de los puertos, prestando un servicio esencial de calidad y adoptando importantes medidas para garantizarlo.
Los puertos, el sector de la estiba, han demostrado estos meses su capacidad para hacer frente a retos imprevistos, asegurando un servicio esencial para el normal suministro de mercancías. Su resistencia ha quedado probada, pero su capacidad para recuperar la senda de crecimiento dependerá de las medidas que adopte el Gobierno a partir de ahora para estimular la competitividad del sector.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top