El 2023 zarpará el primer barco de hidrógeno del mundo que navega gracias al amoniaco

El amoniaco y el hidrógeno verde, aquel que se obtiene a partir de energías renovables, están estrechamente ligados en la carrera por desplazar a los combustibles fósiles. El amoniaco es uno de los productos químicos de mayor consumo de energía entre todos los de gran volumen, sobre todo para fabricar fertilizante, pero actúa como vector energético.
En este escenario, el Instituto alemán Fraunhofer está investigando cómo desarrollar pila de combustible de alta temperatura a base de amoniaco verde por primera vez para el transporte marítimo. El Viking Energy levará anclas en 2023 con esta tecnología a bordo.

El prototipo estará listo a finales de este año
Como parte del proyecto ShipFC (que ha recibido 10 millones de euros de la UE), el Instituto Fraunhofer está colaborando con 13 socios del consorcio europeo para desarrollar la primera celda de combustible a base de amoníaco del mundo para el transporte marítimo.
Así, se encargarán de desarrollar el convertidor catalítico, que evita la producción de CO₂.
Según sus investigadores, cuando el amoniaco se usa como combustible para barcos con motores eléctricos es tan ecológico como el hidrógeno, pero más fácil y seguro de manejar.
El barco de la naviera Eidesvik, el Viking Energy, será el primero del mundo en estar equipado con una pila de combustible a base de amoniaco verde. Equipará una celda de combustible de amoníaco de 2 MW, lo que le permitirá operar durante al menos 3.000 horas al año con combustible limpio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Top